Alerta de prensa: EGYM recibe 41 millones de dólares en capital para acelerar la digitalización de la industria del fitness y la salud. Más información

EGYM Logo

Metabolic Fit: Programa de entrenamiento EGYM

El programa «Metabolic Fit», cuya eficacia ha sido probada científicamente, te ayuda a regular tu metabolismo. La progresión óptima a lo largo de las sesiones hace que el comienzo resulte sencillo y puedas ir afrontando de manera eficaz esfuerzos cada vez mayores.

Tiempo de lectura

5 minutos aproximadamente

¿Padeces diabetes tipo 2 y buscas alternativas que te ayuden a regular tu nivel de glucosa en sangre y a mejorar tu estado de salud global? En ese caso, el programa de entrenamiento «Metabolic Fit», desarrollado por EGYM, es perfecto para ti.

La actividad física y el deporte son un componente eficaz de un tratamiento integral de la diabetes tipo 2. La combinación de entrenamiento de fuerza y de resistencia se considera especialmente efectiva para combatir de manera activa la resistencia a la insulina. Nuestro programa de entrenamiento a medida en máquinas de fitness de EGYM tiene base científica y está adaptado de forma óptima a tus necesidades específicas.
 

Información básica sobre la diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es una enfermedad metabólica crónica que provoca una alta concentración de glucosa en sangre. Esto se debe a la llamada resistencia a la insulina, que hace que las células no respondan bien a esta hormona. La insulina es producida por el páncreas y se encarga de que los músculos o el hígado, por ejemplo, puedan obtener la glucosa de la sangre.

Si el efecto de la insulina es deficiente, es decir, si las células son insensibles a ella, el nivel de glucosa en sangre permanece elevado, lo que puede causar daños permanentes en los vasos sanguíneos, los nervios y los órganos. El comienzo de la enfermedad se da de manera asintomática o con la aparición de síntomas muy inespecíficos, como cansancio, mayor predisposición a contraer infecciones, micción frecuente, piel seca o con picor, o sed excesiva. Por ello, es frecuente que la diabetes tipo 2 se diagnostique durante chequeos rutinarios.

Lo más preocupante son las enfermedades graves asociadas que pueden provocar, como un infarto cerebral, un infarto cardiaco, una nefropatía (afección de los riñones), una neuropatía (enfermedad del sistema nervioso) o una retinopatía (daños de la retina).
 

Ventajas del entrenamiento de fuerza resistencia para la diabetes tipo 2

De los más de siete millones de diabéticos diagnosticados actualmente en Alemania, aproximadamente el 95 % padece diabetes tipo 2. Junto con la predisposición genética, el estilo de vida es el factor que más influye en la aparición y el desarrollo de esta enfermedad. La diabetes se ve favorecida sobre todo por el sobrepeso y la falta de actividad física. Una dieta rica en azúcares y grasas provoca un aumento del peso corporal y un deterioro del estado físico. Por ello, hacer ejercicio de manera habitual es clave para la salud.

El entrenamiento de fuerza resistencia te ofrece varias ventajas. Ejerce un efecto positivo en el metabolismo de los azúcares y aumenta la sensibilidad a la insulina de las células, de modo que el nivel de glucosa en sangre disminuye de forma notable. En otras palabras: el incremento de actividad física puede contrarrestar el transporte deficiente de glucosa de la sangre a las células musculares. Practicar ejercicio de manera regular puede hacer que descienda la HbA1c, un valor del nivel de glucosa en sangre a largo plazo. El entrenamiento de fuerza resistencia permite elevar la actividad muscular, aumentar la masa muscular y reducir el exceso de grasa. El gasto calórico no solo es mayor durante las sesiones de ejercicio, sino que el crecimiento muscular hace que se incremente el metabolismo basal.

Asimismo, un entrenamiento de fuerza resistencia sistemático puede reducir la presión arterial y el colesterol, fortalecer el sistema inmunitario, mejorar la calidad del sueño, aumentar el bienestar, mejorar el estado de salud general y disminuir el riesgo de diversos trastornos asociados, como las enfermedades vasculares.
 

Entrenamiento de fuerza resistencia para todo el cuerpo en el circuito EGYM

La frecuencia, la intensidad y el tipo de ejercicio, además de las máquinas utilizadas, tienen una influencia decisiva en los logros obtenidos. Por eso hemos creado para ti «Metabolic Fit», un programa de entrenamiento específico. Al igual que el resto de los programas de EGYM, «Metabolic Fit», que ha sido diseñado especialmente para personas que padecen diabetes tipo 2, se basa en la utilización de máquinas de fuerza de EGYM. Este moderno enfoque permite combinar de manera óptima el entrenamiento de resistencia y el de fuerza. De ese modo, obtienes simultáneamente los efectos positivos que ambos tipos de entrenamiento ejercen sobre la diabetes tipo 2.

Si padeces diabetes tipo 2 y no has realizado entrenamientos de fuerza y/o resistencia nunca, o solo de vez en cuando, es fundamental que empieces despacio y no te exijas demasiado. Por eso, el inicio del programa es muy suave, con el fin de que puedas ir acostumbrándote a él e incrementando la intensidad poco a poco. Tras 18 sesiones de fuerza resistencia, hay seis sesiones de crecimiento muscular para que los efectos del entrenamiento resulten más duraderos.

Hasta ahora, este tipo de entrenamiento específico no era apto para todos los bolsillos, pues solo podía realizarse con un monitor que te asesorara y supervisara personalmente. El entrenamiento en máquinas de EGYM, por el contrario, está completamente automatizado, por lo que puedes ejercitarte de manera autónoma, en función de tus requisitos individuales y al nivel de intensidad adecuado. Las pruebas periódicas y automáticas de fuerza máxima, la base de todos los entrenamientos de EGYM, te garantizan siempre la dosis de carga correcta. Asimismo, el entrenamiento constante con poco peso favorece la presión arterial.

Para que el entrenamiento sea eficaz, la conocida como periodización resulta clave. Esta consiste en la división del entrenamiento en cuatro fases distintas y sucesivas. En cada una de ellas se emplean métodos y estímulos de entrenamiento diferentes, con lo que aumenta su eficacia.
 

Las cuatro fases del programa de entrenamiento «Metabolic Fit»

Fase 1: Activación (negativo)

Activación del metabolismo

El método de entrenamiento negativo es perfecto para iniciarte poco a poco en el entrenamiento de fuerza. En esta fase, por ejemplo, la sensación de carga es menor que en el entrenamiento regular. Además, la carga elevada en la fase excéntrica (en la que el músculo se alarga) permite que tus músculos se habitúen al entrenamiento de fuerza.

Fase 2: Metabolismo (regular)

Aceleración del metabolismo

El entrenamiento de fuerza resistencia con el método regular hace que tus músculos utilicen mucha energía en un lapso de tiempo muy corto. El peso medio y el elevado número de repeticiones provocan una carga metabólica que entrena y acelera tu metabolismo. El aumento del gasto calórico hace que gran cantidad de glucosa pase de la sangre a la musculatura. Como consecuencia, tus músculos se vuelven más sensibles a la insulina.

Fase 3: Quemar grasa (negativo)

Aumento de la quema de grasa

En la tercera fase se vuelve a recurrir al método negativo. Sin embargo, se incrementa notablemente la intensidad. El peso más elevado y el aumento del número de repeticiones te supondrán un esfuerzo mayor y le darán un gran impulso a tu metabolismo. El resultado es muy sencillo: tu cuerpo empezará a metabolizar más grasa. Así habrás emprendido el mejor camino hacia un metabolismo sano.

Fase 4: Crecimiento muscular (regular)

Crecimiento muscular sano

En la última fase volvemos a trabajar con el método de entrenamiento regular. El objetivo es lograr, mediante un peso más elevado y un número algo menor de repeticiones, un estímulo que lleve al crecimiento muscular. Y es que cada kilo de masa muscular resulta beneficioso para el metabolismo. Cuanto más músculo tengas, más glucosa podrás quemar, incluso estando en reposo.
 

Programa de entrenamiento con base científica para regular el nivel de glucemia

Nuestro programa «Metabolic Fit» se basa en un estudio llevado a cabo en toda Alemania en cooperación con la Universidad de Leipzig y gimnasios colaboradores de EGYM entre noviembre de 2016 y finales de abril de 2017. El objetivo era medir la efectividad de un programa de entrenamiento de fuerza (cuya eficacia se había demostrado en estudios experimentales) guiado de manera digital en personas con diabetes tipo 2 que acudían a ejercitarse en gimnasios y centros de salud convencionales.

El estudio buscaba fundamentalmente una reducción de los valores de HbA1c. La HbA1c refleja el nivel de glucosa en sangre a largo plazo y es un indicador de la gravedad de la enfermedad. Un médico se encargó de medirla en los voluntarios; todos tenían un valor igual o superior a 6,9 (con una media de 7,6) y, por tanto, eran considerados diabéticos.

El estudio demostró un efecto positivo en todos los parámetros de salud analizados:

  • Nivel de glucosa en sangre a largo plazo: HbA1c -10 % (***)
  • Pruebas funcionales: fuerza +39 % (*), prueba de claudicación +35 % (*), prueba de levantarse de una silla +32 % (***)
  • Medidas corporales: peso corporal -3 kg (*), contorno de cintura -5 cm (***), contorno de cadera -3 cm (*)
  • Presión arterial: sistólica -3 %, diastólica -6 % (*)

Significancia estadística p < 0,05 (*) / 0,005 (**) / 0,0005 (***)

Posteriormente, y basándonos en los conocimientos adquiridos en nuestro estudio sobre la diabetes, desarrollamos el programa «Metabolic Fit». Se trata de un programa de entrenamiento eficaz, validado a nivel científico, para las personas que padecen diabetes tipo 2. Se ha demostrado que favorece la reducción del nivel de glucosa en sangre a largo plazo y mejora el estado de salud general. Puedes consultar más información sobre los resultados del estudio aquí: El programa de entrenamiento para la diabetes de EGYM muestra resultados positivos.

Consejos de entrenamiento para personas que padecen diabetes tipo 2

Si padeces diabetes tipo 2, deberías tener en cuenta las siguientes recomendaciones a la hora de realizar un entrenamiento de fuerza resistencia:

  • Vigila con frecuencia tu nivel de glucosa en sangre y evita la hipoglucemia: el esfuerzo físico hace que tus músculos consuman gran cantidad de energía. Esto puede hacer que tu nivel de glucemia disminuya de forma importante. El descenso varía en función de la persona. Por tanto, es aconsejable medir y anotar el nivel de glucosa en sangre antes, durante y después del entrenamiento. De esta forma, sabrás cómo reaccionan los valores en tu caso concreto.
  • Ten a mano en el gimnasio hidratos de carbono de absorción rápida y lenta: durante las sesiones de ejercicio más largas, se recomienda combinar hidratos de carbono de absorción rápida y lenta para elevar el nivel de glucosa en sangre y mantenerlo estable dentro de lo posible. Entre los de absorción rápida se encuentra, por ejemplo, la dextrosa, mientras que las barritas de muesli aportan hidratos de absorción lenta. Por precaución, los diabéticos que son propensos a sufrir hipoglucemia deberían llevar al gimnasio una pequeña bolsa de emergencia con hidratos de absorción rápida.