EGYM Logo

Desequilibrios musculares: desajuste del cuerpo

La falta de movimiento, las cargas monótonas en el día a día o las cargas deportivas unilaterales pueden conllevar el desarrollo de desequilibrios musculares.

Tiempo de lectura

8 minutos aproximadamente

¿Qué son los «desequilibrios musculares»?

Definición: El término «desequilibrios musculares» hace referencia a un desajuste entre grupos musculares que se encuentran funcionalmente contrapuestos, como abdomen y espalda o entre el lado izquierdo y derecho. Desajuste muscular significa que el estado de tensión en un principio equilibrado de nuestra musculatura abandona el equilibrio y ciertos músculos muestran una tensión demasiado alta así como una tensión demasiado baja, lo que tiene como consecuencia modificaciones en la fuerza y la movilidad.

Si nuestro cuerpo se encuentra en equilibrio, somos entonces, por ejemplo, igual de fuertes a la izquierda que a la derecha. Pero si el equilibrio se ve desplazado por diversas influencias como cargas laterales, uno es más fuerte en un lado que en el otro.

Uno se puede imaginar nuestro cuerpo como una carpa que ha sido tensada con más fuerza por el lado derecho que por el izquierdo. Aunque al principio permanece igual que una carpa en la que ambos lados se han tensado por igual, será mucho más vulnerable a la lluvia o al viento. Así nuestro cuerpo es también mucho más vulnerable a las lesiones que un cuerpo que está en equilibrio (Dauty et al., 2003; Schlumberger et al., 2006; Yeung et al., 2009; Fousekis et al., 2010; Brockett et al., 2004).

 

¿Cuáles son las causas y las consecuencias de los desequilibrios musculares?

Las causas de los desequilibrios musculares pueden ser muy variadas: Falta de movimiento, posturas antiálgicas después de lesiones, cargas unilaterales en la práctica deportiva o malas posturas duraderas son solo algunos ejemplos, y todos llevan a consecuencias similares:

  • estados de irritación de tendones, ligamentos y articulaciones debido a secuencias óptimas de movimiento impedidas.
  • Alta vulnerabilidad a esguinces y desgarros musculares debido a una sobrecarga mecánica de musculatura acortada y elasticidad reducida (Brockett et al., 2004).
  • Reducción del rendimiento.

Un estudio mostró que aparecen consecuencias y lesiones correspondientes con un aumento del riesgo de 2 a 6 veces cuando existe un desequilibrio muscular, es decir, una desviación de la norma del 15 % o superior (Knapik et al. 1992).

 

Detectar desequilibrios musculares

  • Por un lado, existen pruebas fisioterapéuticas como una prueba de fuerza máxima y de elongación muscular por la que pueden registrarse posibles desproporciones.
  • Además de esto, el entrenamiento con EGYM también ofrece la posibilidad de obtener información sobre las relaciones de fuerza de dos grupos musculares contrapuestos (p. ej. extensión de pierna y flexión de pierna). Para ello, los resultados de las pruebas de fuerza en nuestras máquinas de fuerza se comparan entre sí y se analizan. Con ayuda de estos datos, los entrenadores pueden elaborar un plan de entrenamiento específico e individual para compensar los desequilibrios existentes. En nuestras aplicaciones para entrenadores y socios encontrarás el análisis de los desequilibrios musculares.

Tratar y compensar los desequilibrios musculares

El catedrático Lutz Vogt, médico deportivo de la Universidad de Fráncfort del Meno, aconseja adaptar las sesiones de entrenamiento a los desequilibrios musculares presentes para compensarlos y evitar un nuevo aumento del desajuste de peso. Para ello se recomienda tratar los acortamientos mediante suaves ejercicios de relajación muscular o estiramiento. Esto puede realizarse en sesiones separadas, antes o después de una sesión de entrenamiento. Para adaptar músculos debilitados, la sesión de entrenamiento habitual debería completarse con ejercicios de fuerza para los músculos implicados.

Con el sistema de entrenamiento de EGYM resulta particularmente sencillo compensar desequilibrios musculares. Mediante el análisis en la aplicación, puedes saber exactamente qué músculos deberías entrenar con más intensidad para subsanar los desajustes. Para cada grupo muscular importante hay una máquina con la que se pueden entrenar y desarrollar específicamente los músculos correspondientes.

 

Prevenir y evitar desequilibrios musculares

Existen músculos de los que se sabe que tienden al acortamiento o debilitamiento debido al estilo de vida occidental. Si no es posible un análisis individual del equilibrio muscular, de forma preventiva deberían entrenarse los músculos que tienden al debilitamiento y estirarse aquellos que tienden al acortamiento.

Tendencia al debilitamiento

  • Pantorrillas
  • Aductores
  • Glúteos
  • Abdomen
  • Pecho
     

Tendencia al acortamiento

  • Parte delantera del muslo
  • Parte trasera del muslo
  • Zona baja de la espalda
  • Flexores de cadera

 

Conclusión: El conocimiento ayuda a prevenir problemas o a evitarlos

Quien desee hacer frente a los desequilibrios musculares necesita primero conocimiento para poder determinar su condición física de forma fiable. Para ello, EGYM puede ayudar a hacer que los desequilibrios musculares sean fácilmente medibles y comprensibles para los socios. De esa manera pueden evitarse las desagradables consecuencias de los desequilibrios, así como hacer frente específicamente a los problemas existentes.

 

¿Conoce el EGYM BioAge?

Conoce cómo los usuarios pueden saber aún más sobre su propia condición física y estado de salud con BioAge!

Más información

Literatura

Fousekis K., Tsepis E. & Vagenas G. (2010). Lower Limb Strength in Professional Soccer Players: Profile, Asymmetry, and Training Age. Journal of Sports Science and Medicine, 9, 364–373.

Schlumberger A., Laube W., Bruhn S., Herbeck B., Dahlinger M., Fenkart G., Schmidtbleicher D., & Mayer F. (2006). Muscle imbalances – fact or fiction? Isokinetics and Exercise Science, 14(1), 3–11.

Yeung, S. S., Suen, A. M., & Yeung, E. W. (2009). A prospective cohort study of hamstring injuries in competitive sprinters: preseason muscle imbalance as a possible risk factor. British Journal of Sports Medicine, 43(8), 589-594.

Dauty, M., Potiron-Josse, M., & Rochcongar, P. (2003). Identification of previous hamstring muscle injury by isokinetic concentric and eccentric torque measurement in elite soccer players. Isokinetics and exercise science, 11(3), 139-144.

Schneider, W., Biste, G., Freitag, P., Baumgartner, H., Tritschler, T., & Spring, H. (1989). Beweglichkeit: Theorie und Praxis. Stuttgart, New York: Thieme.

Gösele-Koppenburg, A., & Segesser, B. (2000). Anteriorer Knieschmerz – Fehlbelastungsfolgen im Sport. In: Das patellofemorale Schmerzsyndrom (pp. 96-105). Darmstadt: Steinkopff.

Knapik, J., Jones, B. H., Bauman, C. L., & Harris, J. M. (1992). Strength, Flexibility, and Athletic Injuries. Sports Medicine, 14(5), 277-288.

Brockett, C. L., Morgan, D. L., & Proske, U. (2004). Predicting hamstring strain injury in elite athletes. Medicine & Science in Sports & Exercise, 36(3), 379-387.